Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestra web. Al seguir navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, puedes consultar nuestra Política de Privacidad.

logo
Cómo puedo saber si mi perro tiene pulgas

La primavera está a la vuelta de la esquina y con ella da comienzo la temporada de mayor proliferación de pulgas y otros parásitos. Las temperaturas cálidas favorecen su aparición. Además, por norma general los perros son animales muy sociales que adoran la interacción y eso favorece la expansión de estos parásitos.

Las pulgas no solo son un problema molesto, pueden suponer una amenaza seria para la salud de tu compañero. Por no hablar del riesgo al que se expone toda la familia al estar en contacto con el animal. De ahí la importancia de tomar todas las medidas necesarias para proteger a tu perro de los parásitos externos, incluyendo la utilización de antiparasitarios de confianza. Si tienes la más mínima sospecha de que pueda estar infestado, vale la pena que lo compruebes, por su salud y la de todos.

¿Cómo podemos saber si el perro tiene pulgas?

Estos consejos te ayudarán a detectarlas:

  • Obsérvalo: Si tu perro empieza a rascarse más de lo normal, morderse o sacudir la cabeza constantemente puede ser a causa del picor que le producen las pulgas. Fíjate si ha perdido pelo en algunas zonas del cuerpo, esto podría deberse a una reacción alérgica por picaduras de pulga. Los perros pueden llegar a arrancarse algo de pelo involuntariamente al rascar y lamer continuamente las zonas afectadas.
  • Examina su piel: La forma más fácil de averiguar si tu compañero tiene pulgas es mirar su piel. Aparta el pelo de su cuerpo y examina si su piel está roja y con pequeñas manchitas negras o rojas. Puedes dedicar tiempo a buscar por su cuerpo a estos parásitos.
  • Dale una cepillada: Puedes utilizar un peine especial para pulgas. Estos peines tienen las púas separadas lo justo como para atraparlas con un cepillado. Si las encuentras, deséchalas en un recipiente con agua y jabón.
  • Test del trapo blanco: Frota con una toalla de papel o un trapo blanco el cuerpo de tu perro y observa si hay pequeñas manchitas negras que recuerdan a granitos de arena. Estas manchas pueden ser de tierra o suciedad, pero si se trata de heces de pulgas se volverán de color rojizo al mojarlas con agua.
  • Acude al veterinario: Si observas algún comportamiento extraño, pérdida de pelo o lesiones en la piel de tu perro y tienes dudas sobre la causa, siempre es buena idea acudir a tu veterinario de confianza para consultarle.

Opciones de Demo

Seleccionar el color de tema
Seleccionar Menú
Selecciona el efecto del producto
Seleccionar estilo de diseño
Seleccione la imagen del cuerpo

El fondo solo se aplica al diseño en caja, enmarcado y redondeado